La sexta Isla

El libro La Sexta Isla de Daniel Chavarría es una novela sobre Inteligencia y contrainteligencia, amor y poesía. Aventuras, dudas filosóficas, toma de conciencia, robo, extorsión y piratería son sólo algunos de los componentes de La sexta isla, singular novela escrita por Daniel Chavarría, narrador uruguayo residente en Cuba.

Más detalles

5,00€

cuba compra y descarga ebooks
cuba compra y descarga ebooks
cuba compra y descarga ebooks
cuba compra y descarga ebooks

Descripción

Articulando con destreza y habilidad el manejo de las técnicas estilísticas más actuales, Chavarría, en La sexta isla, introduce al lector en diversos escenarios y épocas. Conjuga armónicamente dos relatos: uno en el siglo XVII y otro en el siglo XX y así demuestra —por medio de una novela amena y bien escrita— la urdimbre de hechos y relaciones que pueden existir a través de la historia de la humanidad, en un siglo y otro, en Cuba, España, Nicaragua, Buenos Aires, Uruguay o Alejandría.

La espectacular trayectoria de un hombre, enlazada con el trabajo luminoso de la contrainteligencia cubana, es aquí, en estas páginas, narrada de forma novedosa que agradará con toda seguridad al más exigente.

 Chavarría declaró en un par de entrevistas que escribe novelas policíacas porque carece de las hormonas indispensables para ser el pícaro ilustrado que soñó durante sus años de rebeldía adolescente. Y para consolarse de este fracaso escribió ficción y se afilió al Partido Comunista Uruguayo a mediados de los años 50. Sobre su novela La sexta isla, concebida a los 49 años, lamenta haberla escrito fascinado por su repentina fantasía de crear el pícaro del siglo XX que no pudo ser y contrastarlo con otro del XVII. Con eso creyó lograr el desideratum de conjugar sus antinómicas vocaciones de académico y delincuente; y convencido de haber concebido un gran personaje literario de encomiables contrastes, escribió La sexta isla, pero con una desesperación, avidez y premura que afectaron la gran calidad formal que semejante quimera exigía. «Qué lástima —ha dicho— por esa novatada de cincuentón frustrado, hoy debo conformarme con haber escrito solamente una amena y divertida novela.»

Suscribirse a Newsletter: