Influencias americanas en la cultura cubana

Tintes americanos en la cultura cubana

«Cherry Chevy & The Horseman»
© 2013 Pixamundo | Rafael Bautista
www.Pixamundo.com

Incluso los cubanos que no hablan ni una palabra de inglés toman un “cake” en su cumpleaños.¿Hasta dónde está la cultura cubana influenciada por los EE.UU?

Llevan “los tenis” y “bloomers”. Los jóvenes escuchan artistas americanos como Taylor Swift y ven series como “Big Band Theory”. La literatura del maestro de la ficción Ray Bradbury tiene un lugar privilegiado en las estanterías justo al lado de los libros del escritor cubano, poeta y revolucionario José Martí.

Mucho más allá de los Chevys en sus calles y los monumentos a Ernest Hemingway, Cuba es un país cuya lengua, música, moda y literatura cubanas están influenciadas en mayor o menor medida por el sabor americano a pesar de medio siglo de hostilidad oficial.

La bandera de Estados Unidos que ahora ondea sobre la línea de costa de La Habana en la reapertura simbólica de la Embajada de Estados Unidos es quizá el símbolo más potente de la presencia de la capitalista América en la Anti-Capitalista Cuba, pero no es la única.

Unas letras inmaculadas de rojo granito rezan “Woolworth” en la acera de una tienda de variedades en La Habana. Una “R” y una “K” asoman por detrás del cartel del Banco Metropolitano en lo que solía ser el National City Bank de Nueva York.

Hay un amor nacional por el Béisbol, las papas fritas y los batidos. La cultura cubana es rica en palabras americanas, algunas como el saludo “hermano” son tan habituales como el contenido del conocido como Paquete Semanal, lleno de contenidos populares del país de las barras y estrellas. Otros como “bloomers” o “tencens” se utilizaban en las tiendas de antes de la revolución de 1959.

“La influencia americana antes de la revolución era fuerte e impregnó muchos aspectos de la cultura cubana, desde la comida hasta las películas” Dice el crítico cultural Ciro Bianchi “Y siempre ha persistido”.

Los que conocen las dos culturas dicen que los lazos entre estados unidos y la cultura cubana son algo más que compartir gustos en deportes y películas. El hecho de que los dos países se mantuvieran culturalmente cercanos durante décadas de conflictos puede ser esencial en cómo los EE.UU. y cuba se mueven una vez restablecidas las relaciones recientes para entrar en una nueva época de mayor normalización tanto económica como política.

La influencia americana en la cultura de cuba se transmite de generación en generación, entre padres, hijos y compañeros de escuela. Los familiares y amigos que viven en Florida, Nueva Jersey y Texas regresan a sus casas con nuevas expresiones, nuevas marcas de ropa y programas de televisión y música.

Fidel Castro y otros líderes cubanos siempre hablaron del rechazo al gobierno de Estados Unidos pero no a su gente. La influencia estadounidense en la cultura cubana está presente, tanto que cuando el gobierno construyó decenas de gasolineras estatales en la década de 1990 rotuló muchas de ellas con el lema “friendly service 24 hours” en el lenguaje pre-revolucionario.

Independizada de España en 1898 Cuba se convirtió rápidamente en una colonia virtual de Estados Unidos, con la política de corrupción y la economía oligárquica dominada por EEUU. Desde el azúcar a los teléfonos y los bancos, la mayoría de las empresas eran subsidiarias estadounidenses. Los casinos y discotecas que vomitaban turistas estadounidenses eran propiedad de mafiosos americanos.

Cuba se volvió contra Washington después de que Fidel Castro derrocara al dictador apoyado por Estados Unidos Fulgencio Batista en 1959.Una generación de cubanos creció con muñequitos rusos, ropa y comida enlatada del mismo país. Pero la cultura cubana nunca se ha deshecho del todo de la impronta americana.

Bradbury es tan apreciado en la literatura cubana que recientemente la televisión de La Isla le ha dedicado un amplio reportaje por el 60 aniversario de la traducción al español de “Crónicas Marcianas” el libro de 1950 acerca de la colonización en marte.

Incluso en la década de los 70, en el pico más revolucionario de Cuba, las autoridades permitieron proyecciones de dibujos animados de Disney  películas clave como El Padrino, incluyendo la Parte II, en la que se muestran las reuniones de la mafia en la víspera de la toma de control de Castro de La Isla.

“He viajado mucho por América Latina y me siento más a gusto en Cuba que muchos otros lugares” Dice Ted Henken, un experto en Cuba en el Baruch College en Nueva York.

Por otra parte el Jazz entró en Cuba con resultados espectaculares y otros géneros musicales se empaparon de estas influencias como el son, el mambo o la timba, dice el crítico de arte Joaquín Borges.

El “nuevo periodismo” de Tom Wolfe o la poesía ácida de Charles Bokowski inspiraron la redacción de nuevos escritores que han tratado la redacción de temas de deseo sexual y la marginación en medio del colapso económico de 1990. Y las novelas detectivescas  han supuesto una gran influencia en uno de los escritores cubanos más conocidos del país, Leonardo Padura.

“El sucio realismo americano tuvo una fuerte influencia en toda la literatura cubana” dijo Borges, Aquellos escritores fueron la inspiración de muchos s jóvenes escritores cubanos de esa generación.

Los fuertes lazos entre América y la cultura cubana “no solo tienen que ver con la globalización”. Dijo Borges, “se trata de una relación más profunda”.

Nosotros pensamos que aunque sí que es verdad que toda cultura deja huella en un país, la cultura cubana ha sabido hacer su camino y adaptar esas notas de aire americano y convertirlas en un nuevo son, el son cubano con identidad propia. ¿Vosotros qué pensáis?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *